LIPOESCULTURA

La lipoescultura es un procedimiento quirúgico que consiste en la aspiración o la inyección de grasa subcutánea, según corresponda, para lograr proporción y armonía del contorno corporal. El advenimiento de la liposucción en cirugía plástica, ha sido uno de los “booms” más importantes de estos últimos tiempos.

Este recurso quirúrgico no es un método para adelgazar, sino que el objetivo es remodelar áreas corporales que producen un desequilibrio estético. Por lo tanto, se realiza en todos los pacientes que presentan grasa localmente acumulada, contra la cual no ha podido ni la dieta, ni la actividad física. Es una técnica que puede dar excelentes resultados, sin depender tanto del método utilizado, (lipoaspiración convencional, ultrasónica, tumescente, etc.); sino de una adecuada indicación y de la habilidad quirúrgica del cirujano. Desde hace años, la grasa excedente extraída de caderas, flancos y abdomen, la reinyectamos en los glúteos, logrando volumen y proyección de los mismos, en forma natural.


Con qué tipo de anestesia se efectúa la operación?

Esto depende de la magnitud de las zonas a tratar. Si se trata de una lipoescultura leve a moderada, será suficiente utilizar anestesia local, más una sedación suave proporcionada por un médico anestesiólogo.

En un alto porcentaje de los casos, utilizamos anestesia peridural, más sedación y en otros pocos anestesia general.


Cómo es la operación?

Luego de la “marcación” de las zonas a tratar y realizada la anestesia, practicamos pequeñas incisiones de aproximadamente 3mm. en regiones donde queden disimuladas.

Por éstas introducimos finas cánulas por donde aspiramos la grasa profunda, para evitar imperfecciones en la piel. Lo más importante en toda liposucción no es la cantidad de grasa que se extrae, sino la que se deja.


Qué se debe valorar para obtener un resultado óptimo?

La calidad de la piel.

En general, íntimamente ligada a la edad. En pacientes jóvenes, con piel firme y elástica, se obtienen mejores resultados que en personas con tejidos poco elásticos y tonismo disminuído.

Se debe evitar realizar el procedimiento, cuando los tejidos se encuentran con éstas características, salvo en los casos en que la lipoaspiración se asocie a resección de piel.


La ubicación del exceso adiposo.

Debe practicarse en depósitos de grasa localizados; estando contraindicado el procedimiento cuando el sobrepeso es armonioso, bien distribuido, debido a que la lipoaspiración no sustituye a una dieta adelgazante, (que en este caso es el tratamiento adecuado).


Expectativas.

Es fundamental conversar con el paciente con respecto a sus expectativas con respecto al tratamiento y a su vez, explicar el resultado posible, considerando las limitaciones del método.


Qué regiones pueden lipoaspirarse?

Muchas operaciones hoy en día, involucran el tratamiento simultáneo de más de una región anatómica.

El procedimiento puede practicarse en dorso, caderas, región trocantérea, (culotte de cheval o pantalón de montar), rodillas, muslos internos (entrepierna), submentón (papada), región braquial (parte interna de brazos), abdomen, mamas, región glútea, piernas y tobillos.

La lipoaspiración se realiza también en ginecomastias (aumento del tamaño de las mamas en el varón), y complementando operaciones estéticas, como liftings, dermolipectomías abdominales, reducciones mamarias, etc.

Cuál es la evolución postoperatoria?

Lo habitual es que luego de la intervención, el paciente pueda irse a su casa en un par de horas.

En pocos casos, debido a la extracción de grandes volúmenes de tejido adiposo, o si se realizó anestesia general, es conveniente el reposo en la clínica hasta el día siguiente.

En el postoperatorio se deber usar una faja de lycra en la región lipoaspirada, que ayudar a minimizar el edema y modelar la zona, durante unas 2 o 3 semanas. Los tratamientos fisioterápicos son convenientes, (drenaje linfático, ultrasonido), y se inician en la 2da. semana post operatoria.

El edema postquirúrgico (hinchazón), aparece siempre y desaparece progresivamente en 2 a 3 meses aproximadamente. Es frecuente la aparición de equimosis (pequeños hematomas), que desaparecen en 15 o 20 días y de hipoestesias (pérdida parcial de la sensibilidad), que evolucionan rápidamente a la normalidad.

La lipoaspiración insuficiente o excesiva puede provocar irregularidades, asimetrías o depresiones en el contorno corporal, que pueden solucionarse con “retoques” con anestesia local, aspirando o inyectando algo de grasa según corresponda. Otras complicaciones pueden ocurrir, aunque son infrecuentes.


Dolor?

No hay dolor durante la operación, por la acción de los anestésicos.

Pasado el efecto de los mismos, suele haber cierto disconfor en las regiones lipoaspiradas que se tratan eficazmente con medicación analgésica.


Demora en volver al trabajo?

Cada paciente es distinto y cada procedimiento también lo es. Es habitual realizar una intervención el día viernes y que el lunes siguiente, el paciente se encuentre trabajando. En general, con procedimientos de pequeña o mediana magnitud, los pacientes retornan al trabajo en 3 o 4 días, si la intervención es mayor, pueden hacerlo en unos 5 a 7 días.


Práctica de deportes?

En lipoaspiraciones menores, lo recomendado es esperar 4 a 7 días. En intervenciones mayores, no menos de 3 semanas.


Tomar sol?

Es perjudicial exponerse al sol inmediatamente después de una liposucción. Este produce vasodilatación y edema, con un incremento del disconfor y retraso en la recuperación del paciente. Se debe esperar aproximadamente 4 semanas.

Considerando su seguridad y efectividad, la lipoescultura se ha transformado en uno de los procedimientos que más usualmente utilizamos para lograr proporción y armonía en el contorno corporal.